Pasos básicos para principiantes

By | 09/11/2010

Si bien cada uno se tiene que hacer su forma de preparar el mate de su vida, este es una primera aproximación para quienes,  no tienen otra vía que recurrir.

Para probar yerba mate,  se debe tener un mate curado o un recipiente que lo suplante (una taza, un vaso, etc.) y una bombilla. Si no hay bombilla, ahí se complica de verdad.

1. Se coloca aproximadamente dos tercios de yerba en el mate.

2. Después  se inclina tapando la boca del recipiente con una de las manos  y se acomoda la yerba sobre una de las paredes, dejando un lado vacío desde el fondo hasta la boca. Con la yerba acumulada se forma como un “barranco”, que se acomoda con la mano hasta lograr una cima en una de las mitades del mate.

3. Se coloca agua tibia o fría, sin mojar la parte alta de la yerba, dejando que la yerba hinche por unos 3 minutos. Habitualmente eso de hace mientras se calienta el agua.

4. Luego de hinchada la yerba, se coloca la bombilla. Es como poner una pala en la tierra, se la lleva para hacia el fondo del lado donde se colocó el agua hasta que quede bien adentro de la yerba.

5. Se vuelve a cebar, ahora utilizando agua tibia. Nunca hirviendo, eso quema la yerba y nuestra garganta.

Los primeros mates serán muy amargos y luego se va “lavando” hasta que requiere una vuelta para recuperar el sabor. Aproximadamente debe rendir un litro de agua.

Temperatura del agua

El agua con la que se ceba el mate es un ingrediente fundamental ya que tiene una enorme influencia en el sabor, la duración, y el aprovechamiento de las propiedades de la yerba. Tratándose de mate amargo el agua no deberá de superar  los 80 grados temperatura. Cómo difícilmente se tenga a mano un termómetro de agua, lo más conveniente es sacar el agua del fuego cuando comienza el primer humo y por tanto bastante antes de que hierva o suene la caldera.

Dar vuelta el mate:

Cuando el mate se lava, o sea cuando ha perdido el gusto amargo característico, es momento de darlo vuelta. Esta tarea consiste en usar la yerba que aún no se ha mojado:

1. Se retira la bombilla.

2. Ayudado con la bombilla se desplaza la yerba hacia el lado vacío del mate, cuidando de no deshacer la yerba.

3. Se introduce la bombilla en esa zona, como la primera vez.

Los mas expertos, le dan varias vueltas pero como principiante mejor darle una sola.

Ensillar el mate

Cuando el mate se lava y ya ha sido dado vuelta, puede ensillarse. El ensillado se utiliza cuando se van a cebar unos pocos mates que no justifican el cambio de yerba.

1. Retirar, ayudándose con la bombilla, una parte de  yerba.

2. Aplanar con la bombilla para que pueda ser añadida la yerba nueva.

3. Inclinar el mate y añadir la yerba necesaria y seguir los pasos que vimos anteriormente. Armar la montañita y dejar hincar con agua fría o tibia.

Deja un comentario